Take Kubo regresó a la Real Sociedad con la esperanza de viajar a París | Fútbol | Deportado

Esta es la lista de Take Kubo, como suele hacer sobre el césped, cuando tras firmar su ampliación de contrato con la Real Sociedad hasta 2026, con la cláusula de 60 millones de euros que ya había hecho en su anterior compromiso, afirmó que “espero que Esta no es la noticia de la semana”. Se refería, quizás, a una buena noticia, y también, sin decirlo, al partido de Ida de los octavos de final de la final de la Liga de Campeones, cuyo equipo se jugaba a los arándanos en el Parque de los Príncipes de París, enfrentándose al PSG de Kylian Mbappé. en una situación diferente a la que se encontraba el día del sorteo. Desde entonces, el equipo francés ha ganado en cada uno de sus nuevos partidos, mientras que el Real Madrid sólo ha ganado cuatro de uno.

El equipo de Doña, que se resiste en La Liga por el esfuerzo de afrontar tres competiciones, método como también en las semifinales de Copa, pasa la pantalla y afronta con optimismo la invitación europea, pesa en el tropiezo del sábado en Anoeta ante Osasuna (0-1). Imanol Alguacil, que optó por alinear un equipo sin algunos de sus pesos pesados, tras jugar cuatro días antes contra el Mallorca y con la perspectiva parisina del momento, probablemente seguirá la dimisión ante la ausencia de Mikel Oyarzabal en el equipo para el miércoles.

El atacante siguió entrenando, con el acoso en el estante, después de haber tenido que retirarse del campo en los últimos minutos del partido ante el Girona en Montilivi. La sugerencia es, quizás, la base más sensata que se le puede tener a la Real Sociedad, que tiene la culpa de acusar al gol del gol. El capitán fue el jugador más incisivo del equipo, y sin ello, el conjunto txuriurdin, que conecta siempre con soltura hasta las mediaciones del área rival, se ve atacado.

Ante Osasuna, la Real registró tres disparos a portería, dos del rival marcaron gol, y la portería contraria sólo fue usted quien intervino en una acción de peligro, para desviar el gol de Kubo en la primera parte. Precisamente, los responsables técnicos de su equipo confían en la portería japonesa, ya que André Silva aún no ha encontrado el camino y Sadiq, también. Antes de su regreso a la Copa de Asia, Kubo había marcado cinco goles en sus primeros partidos de La Liga, pero después de estar sin fichar del 30 de septiembre al 9 de diciembre, llegó al final de su último gol.

El último goleador tuvo consecuencias en la clasificación general, después de que el Real sólo ganara los últimos 21 puntos del partido. Ahora mismo è séptima, fuera de los puestos europeos –porque actualmente está reservada una plaza en la Europa League para la Copa–, y el Betis lo ha superado.

Pero la Real no es un club que le preocupe una mala racha. Así lo comentó Jokin Aperribay, su presidente, en su comparación con la reestructuración de Kubo. “No es un problema de reacción y estoy muy tranquilo”, apuntó. “Va a ser un mes lleno de experiencias. El equipo está con muchas ganas. Estamos jugando mejor que el equipo que tenemos enfrente y no le hemos marcado. Sólo si se supera con trabajo.”

Para Aperribay, “estar en tres competiciones de estas alturas no es fácil. Siempre es más fácil cuando concentras tus esfuerzos en un solo frente. Aprovechemos esto y vayamos a París con mucha ilusión, pero también a la próxima Liga contra el Mallorca y la Copa”. Es más, “a todos nos gusta ser felices, pero yo soy un gran defensor del día y de mayor presencia. Si estamos en un febrero en el que nunca antes ha disputado el Real Madrid, querer estar en la cuarta Champions, estar en una final de Copa, estar en los puestos europeos de la Liga, queremos saber que el equipo está va muy bien.” .

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.