Bayern anuncia que enviará a Tuchel una final temporal | Fútbol | Deportado

En las semanas en las que la dirección del Bayern comprendió perfectamente el despido de Julian Nagelsmann y el posterior despido de Thomas Tuchel en marzo de 2023, fue un error. Ante la imposibilidad de localizar un sustituto solvente que tuviera que hacerse cargo del equipo de inmediato, y muy preocupado por la imagen de descontrol que podría proyectarse, el club más poderoso de Alemania decidió llegar a un acuerdo con Tuchel para rescindir el contrato definitivo de este tiempo, un año antes de lo esperado.

El Bayern publicó esta mañana un maravilloso comunicado de prensa: “El Bayern de Múnich y el entrenador Thomas Tuchel han decidido conjuntamente poner fin a su colaboración, que en principio finalizó el 30 de junio de 2025, el 30 de junio de 2024. Este es el resultado de una conversación amistosa entre el director general Jan-Christian Dreesen y Thomas Tuchel.”

La derrota por 3-2 ante el Bochum del domingo pasado, la tercera en una semana entre Leverkusen (3-2) y Roma ante la Lazio (1-0), disipó la ilusión de los directivos del Bayern. El técnico Bávaro, que había llevado al PSG a la final de la Liga de Campeones en 2020 y al Chelsea a triunfar en 2021, fue incapaz de desarrollar un modelo de juego basado en el intento constante de dominar el campo rival. Las heridas de febrero abrieron todos los huecos imaginables en el pecho del equipo. La incapacidad del entrenador para idear un modelo de juego racional y coherente con la historia del club, la desconexión con el hecho de ver a Harry Kane y Musiala, sus futbolistas más creativos y el encuentro explícito de los futbolistas con el entrenador, lanzaron una serie de de crisis.

Aquel capitán, Joshua Kimmich, estudió un punto de partida a las manos con los ayudantes del campo de Tuchel en Bochum, constituyendo el último espectáculo de extravío en el proyecto más ambicioso que ha aprendido el fútbol continental en los últimos años. Las imágenes de Harry Kane, De Light y Kim min-Jae representan la punta del iceberg de un plan sin comparación para afrontar el ascenso de la Premier League.

“El ambiente en el vestuario es el que intentamos evitar caer”, dice Tuchel en Bochum. Para un club que ha ganado 11 de sus últimos partidos alemanes, la situación sugiere un Huracán.

Flick y Alonso

Uli Hoeness, presidente honorario del Bayern y su máxima autoridad en materia deportiva, ha buscado sustitutos del pasado. No lo conocemos. Hansi Flick, el hombre que dirigió al Bayern a ganar la última Champions en 2020, no ha convencido a Hoeness desde que el técnico declaró enemigo a Pini Zahavi, el agente en esas manos que metió a Flick en su futuro. El favorito de Hoeness es Xabi Alonso, pero el técnico español, que lidera al Leverkusen en lo más alto de la clasificación con dos puntos de diferencia, no quiso ceder por nada mientras la Bundesliga esté en juego. Conflicto de intereses y razones de mercado. Xabi Alonso quiere que fiche con otros clubes, incluido el Liverpool, donde sustituyó a Jürgen Klopp, quien a su vez anunció que dejaría la carga al final de la mitad.

La solución extra que ha descubierto el Bayern en el conflicto responde a lo que parece una prisa extravagante. Primero fue Klopp, que anunció su talla diferida, el 26 de enero; al día siguiente fue Xavi Hernández quien apareció en público para declarar que rescindiría anticipadamente su contrato con el Barça, el próximo mes de junio; y ahora es el Bayern el que pretende frenar el corrimiento de tierras que lo frena metiendo un garrote en la portería.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.